Saltar al contenido
Portada / Metaverso, ¿el nuevo mundo?

Metaverso, ¿el nuevo mundo?

    El término metaverso hace referencia a un universo más allá del hasta ahora conocido. Si la llegada de Internet trajo consigo importantes cambios en la manera de actuar, relacionarnos y consumir, ¿qué significará el metaverso? ¿cómo puede afectarnos?

    Seguramente, este nuevo ecosistema cambiará muchas cosas, sobre todo en lo que a presencialidad se refiere, ya que el metaverso permite acceder a una realidad virtual y tridimensional en la que los usuarios pueden interactuar entre ellos y con el entorno. Con la irrupción de esta nueva realidad se fusionarán dos espacios, el real y el virtual.

    El metaverso ofrece una experiencia inmersiva, un espacio virtual al que accedemos desde un ordenador o con gafas de realidad aumentada o realidad virtual, que ofrecen una experiencia más completa. Sin embargo, el punto principal del metaverso es que permite moverse a través de un avatar, que es capaz de tocar, mover objetos, relacionarse e influir en el entorno; como si se estuviese dentro de un videojuego.

    La transición completa hasta este nuevo mundo es compleja; de hecho, todavía están en desarrollo los avances tecnológicos de software, hardware y comunicaciones que permitirán ofrecer esta nueva experiencia. Se trata de un proyecto a largo plazo que puede tardar varios años en estar listo.

    Son varias las compañías que han recibido con gran interés la llegada del metaverso, entre las cuales destacan Microsoft, Apple, Google, Meta, Vodafone, Movistar, Nike, Adidas, Inditex, Disney, etc. Empresas de diferentes sectores que se han interesado en aprovechar las oportunidades de este nuevo ecosistema y que ya están trabajando en el desarrollo de aplicaciones y herramientas. Se espera que el metaverso, también configure un nuevo sistema financiero basado en blockchain y criptomonedas, y que podría ser similar al del mundo físico.

    En estos momentos, el metaverso es sólo un concepto que está empezando a construirse porque todavía no se dispone de las tecnologías que pueden hacerlo real. Durante los próximos años observaremos que avances se producen y cual es la posibilidad de poder conectarnos todos a ese nuevo mundo, pero es seguro que llegará antes de lo que esperamos.